Manos que construyen: ¿qué hace el maestro de obra?

Es una de las figuras más prominentes en cualquier construcción, pero ¿sabés qué hace un maestro de obra?

Seguro has escuchado el nombre en alguna construcción, especialmente en las grandes, pero ¿sabés qué es lo que hacen? No se trata simplemente del albañil con mayor rango, en realidad es una de las figuras más prominentes en cualquier construcción. 

Y es una figura muy antigua.

Maestros desde hace siglos

Los maestros de obra actuales son los tataranietos de los cortadores de piedra (canteros) de la edad media. En francés se les llamaba maçons, masones, y eran “ingenieros del corte de piedra”. Utilizando cálculos matemáticos y herramientas especializadas, cortaban la piedra de forma precisa para crear bloques que encajen perfectamente en el diseño arquitectónico. Eran mano de obra altamente calificada.

Por eso mismo eran los encargados de supervisar que los bloques de piedra que cortaban se utilizaran y colocaran bien en la obra. Eventualmente llegaron a supervisar todo el trabajo de construcción. 

Junto con el auge de las catedrales en la Europa del siglo 10, aumento el uso de bloques de piedra expertamente cortados. Los masones empezaron a figurar más y el “maestro masón” tenía un rol que era una mezcla de arquitecto, escultor, capataz y administrador.

 

Funciones actuales

Conforme pasó el tiempo, la arquitectura se desarrolló y especializó lejos de las canteras, por lo que el puesto de maestro masón fue cambiando un poco hasta el moderno maestro de obra. 

Énfasis en “poco”. Sí, mucho sigue siendo lo mismo. 

El moderno maestro de obras suele ser un albañil experimentado porque debe conocer bien cada proceso de construcción, solo así puede supervisar que todo se está haciendo bien. Su trabajo es supervisar el buen desempeño de levantado de muros, instalaciones eléctricas, sistemas de drenaje o acabados, por mencionar algunos. Junto con esto, debe tomar decisiones sobre manejo de personal.

También debe tener conocimientos de arquitectura. Específicamente, debe ser capaz de interpretar planos de todo tipo para poder verificar que todo vaya según las especificaciones del diseño del arquitecto o del ingeniero civil. Saber más que eso nunca está de más.

A esto, se suman roles administrativos. Por lo general, se encarga de revisar que se tenga todo el material de construcción y coordinar los pedidos del mismo. También se suele encargar de gestionar los permisos municipales para construcción y verificar que todo esté en orden según los reglamentos para construcciones. También suele tener una mano en los contratos de personal y de la subcontratación de empresas especializadas cuando se necesite.

 

El perfil de un verdadero maestro

Si estás pensando en buscar una oportunidad laboral como maestro de obras, lo primero es tener los conocimientos de albañilería. La mejor forma es con experiencia directa, trabajando como albañil. La buena noticia es que para todo lo demás, existen cursos que te darán los conocimientos necesarios para el puesto.

Sin embargo, además de los conocimientos, es importante trabajar en ciertas características personales que se necesitan para desempeñar el rol de maestro de obra. Estos serían los básicos.

  • Capacidad de liderazgo
  • Buenas habilidades de trabajo en equipo
  • Habilidades de comunicación clara y asertiva
  • Capacidad analítica y pensamiento lógico
  • Organizado y capaz de manejar su tiempo efectivamente
  • Ser capaz de trabajar en varios proyectos a la vez en un ambiente dinámico.

Todas estas son habilidades que puedes desarrollar y mejorar siempre, por lo que es buena idea trabajar en ellas si estás buscando el puesto.

Definitivamente, desde sus orígenes, el maestro de obra ha sido uno de los puestos claves en cualquier trabajo de construcción. La piedra angular que sostiene el arco entre arquitectos, operarios, albañiles, manejo de recursos y administración de personal.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest